Entrenamiento con simuladores quirúrgicos. ¿Instrumentos cognitivos o metáforas táctiles?