Pitiriasis rubra pilaris. ¿Algo más que un trastorno de la queratinización?