La vía de nacimiento como programador de enfermedades