Eritema necrolítico migratorio como marcador de síndrome del glucagonoma