Leishmaniasis cutánea. A propósito de un caso con buena respuesta al Fluconazol