Necrobiosis lipoídica. Comunicación de dos casos